NEGOCIOS SERIOS

1.

«Una feria del libro es el encuentro entre dos soledades inherentes: la soledad del escritor y la soledad del lector. Y aquí se dan cita.»

No puedo asegurar que ésas fueran las palabras exactas de la señora invitada a comentar la jugada, pero algo muy parecido sonó por megafonía en la feria este domingo pasado, pasadas las doce del mediodía. Con no menos —calculo— de cinco mil personas pululando entre las casetas.

Vi gente asintiendo.

Nadie, absolutamente nadie, le arrancó el micro para darle con él en la cabeza.

FERIA DEL LIBRO

2.

«Estas obras intervienen en el espacio público del museo para situar al espectador frente a su cotidianeidad, invitándole a reflexionar y a ir más allá de sus propias limitaciones como ilustra “Ventanas a una promesa mejor” de Ipiña que evoca las relaciones que pueden establecerse con el mundo exterior desde el interior de un espacio».

Este post del Museo Guggenheim Bilbao de Instagram  —que no se caracteriza precisamente por ser la red social más sesuda—, tiene en estos momentos 837 likes.

Y hay otros, como

«¿Qué día de la semana es más proclive para que la luz llame a tu inspiración?»

o

«Todos los caminos del Neo Impresionismo conducen a ___________

  1. Camille Pissarro
  2. Odilon Redon
  3. Pierre Bonnard»

Este último tiene 47 likes.

GUGGEN

3.

En muchas ocasiones —a menudo con victimismo, con frecuencia en boca de profesionales del sector—, se escucha que la gente ya no lee, o que éste es un país necio donde la gente no sabe ir a un museo.

Se les da la razón. Y a otra cosa.

Nadie se pregunta cómo cojones hay quien se atreve a hablar de la soledad del lector.

Si un lector se siente solo es porque el libro que tiene entre manos es malo con avaricia, o porque no presta atención al mundo que se alza ante sus ojos.

Vender la lectura como un acto solitario es como querer ligar dando pena.

Significa que no te enteras de nada.

Significa que mientras nos íbamos de farra con Bukowski, conducíamos un trineo por Alaska con Jack London o recorríamos la frontera entre México y EE.UU. con los mercenarios de Cormac McCarthy tú te dedicabas a mirarte al espejo.

Y permitir que en la feria del libro se ensalce ese tipo de mensajes es escupirle a la cara a la gran verdad de la lectura: que la gente lee precisamente para sentir que no está sola.

Vender la lectura como un acto solitario es como alabar al caviar como laxante. Eso mismo: una cagada. Como publicitar una exposición museística con ejercicios de multiple choice. ¿Qué pasa, que tus clientes son tontos? Dime, ¿qué necesitan aprobar para ser dignos de ti?

Oye, ¿para quién dices que trabajas?

4.

Hace años, en una boda, mi amigo Alfredo R. me repitió una de las frases favoritas de su padre: «Más vale negocios de risa con resultados serios que negocios serios con resultados de risa». Me consta que el actual director de la Feria del Libro de Madrid la conoce, de mano del editor Manuel Ortuño. Así es como viaja el contenido, de boca en boca como besos robados.

Me consta también que los editores de este país, como los de los museos y tantos otros negocios serios, saben qué significa stakeholders.

El día en que entiendan que su público forma parte de ese grupo, y actúen acorde a ello, tal vez dejen de quejarse de los resultados.

Mientras tanto, que sigan confundiendo lo serio con lo importante, que ya verás cuanta soledad.

1 comentario en “NEGOCIOS SERIOS”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s