Muy bestia

En esta entrevista, Luz Casal habla de lo «bestia» que ha sido el éxito de «Piensa en mí», la canción por la que se le conoce fuera de nuestras fronteras, la canción que sonaba durante la inauguración de este Festival de Cannes mientras Pedro Almodóvar atravesaba la alfombra roja y, también, la canción que tiene estos versos:

Cuando quieras
Quitarme la vida,
No la quiero para nada,
Para nada me sirve sin ti.

Nadie osará jamás tildar a Luz Casal de machista, ni a Almodóvar, pero a cualquiera que se le ocurra pasarse por el portal de estadísticas de violencia de género se le pondrán los pelos de punta.

«Cuando quieras quitarme la vida

Otra cantante patria, Eva Amaral, tiene una canción titulada «Sin ti no soy nada».

Mi alma, mi cuerpo, mi voz, no sirven de nada
Porque yo sin ti no soy nada
Sin ti no soy nada
Sin ti no soy nada

De nuevo, nadie osará jamás tildarla de machista.

Son dos ejemplos entre tantos. La marca Chloé anuncia sus perfumes al son de una versión de «Hey Joe», la historia de un tío que se carga a su mujer a tiros porque le ha puesto los cuernos.

¿Es Chloé una firma que hace apología de la violencia de género? ¿Se quejan las compradoras? No lo creo.

Hace unos días abrió el primer establecimiento de Street food de una nueva marca de perritos calientes, cuya carta elige apostar por nombres de razas para cada producto: así, el «chucho» a secas es un hot dog con salsa de callos y el chihuahua lleva guacamole, etcétera. Es algo que se trabajó dentro de un informe de estrategia de más de cien páginas que aún no he ha implementado, pero que está pensado con detenimiento.

Y, conviene decirlo, todo ello está hecho con el mayor amor hacia los perros: lo primero que se hizo al abrir fue comprar un bebedero para perros para que los clientes con mascotas pudieran sentirse cómodos pasando un rato sin que sus animales sufrieran por las altas temperaturas.

¿El resultado?

Hubo quien tachó los nombres de la carta, y quien preguntó si allí servían carne de perro.

Imaginemos qué dirán al comerse unas lenguas de gato. Una ropa vieja. Un queso de tetilla. Un brazo de gitano. (La lista da para largo.)

Lo comento porque nunca se sabe por dónde van a salir los tiros. A veces uno usa una canción  cuyas palabras no parecen la expresión más feliz y nadie se asusta. Otras, un nombre que suscita suspicacias de improviso. De ahí que la estrategia tenga tantas páginas, para curarnos en salud. Y porque no siempre se puede acudir al Rey.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s