De la familiaridad

En inglés, las siglas “OJ” se usan para referirse, entre otras cosas, al zumo de naranja (Oranje Juice); la obstrucción de la Justicia (Obstruction of Justice) o que sólo se bromeaba (Only Joking).

Son cosas que pasan. Así, cuando decimos “ETA” podemos hablar de una banda terrorista (ETA) O de horología suiza (ETA). O del tiempo estimado de llegada (ETA).

Del mismo modo, cuando decimos “Pedro” podemos hablar de una base de datos de fisioterapia (PEDRO), de fútbol (PEDRO), de los Oscars (PEDRO), del dirigente de un partido político (PEDRO) o de un equilibrista muerto en accidente (PEDRO).

maxresdefault

Tener como primer apellido el más común del país (García) me ha enseñado que a veces es mejor concretar. Para saber a qué nos referimos y también para esquivar esa falsa familiaridad que parece atribuirse quien se sirve de un nombre propio para aludir a quien tal vez no trató jamás en persona.

Si no es preciso haber conocido a alguien para compadecerse de su suerte, tampoco lo es fingir que todos somos íntimos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s